Articulos

¡El futuro: responsabilidad de todos!

Por: Mario Humberto Lopera Ospina.
REVISTA EPOCAS #172

Mientras sepamos entender que todo lo que suceda en el futuro es nuestra responsabilidad y que por supuesto, los resultados que se obtengan dependen de las decisiones que ahora tomemos, estamos salvados. Por lo mismo; se hace indispensable comprender el momento que vivimos pues sus resultados nos ha de impactar de muchas maneras, sean estas buenas, regulares o malas.

Por ejemplo: en la campaña política que se abre al electorado en la cual los de las FARC han dejado de echar bala (se supone), para comenzar a echar lengua. Hecho, que si termina funcionando, será registrado por la historia como uno de los que permitió cambiar el rumbo de nuestra democracia en esos años 20 del siglo, dirán los columnistas dentro de 50 años. ¡Seguro!

De otra parte los tradicionales partidos políticos: liberales y conservadores, extinguidos como consecuencia directa de sus errores y horrores de muchos años (gracias a Dios). Generaciones y generaciones de unos y otros han perecido en el intento por mantener las “mañas” que les permitieron estar todo ese tiempo haciendo de las suyas y multiplicando los “Reficar” (mucho más grande e importante que Odebrech), por miles de veces y miles y miles de contratos, perdiendo la vergüenza, los valores y el respeto por ellos mismos.

Por eso, hoy la Alianza Verde, las FARC y el Centro Democrático son los dueños de la oportunidad política, sin menospreciar a Cambio Radical, que encabezado por “un señor Vargas que se cree Lleras”, son capaces de todo con tal de que su famoso líder, pueda ungirse como Presidente. ¡Atención!

 

El gran reto: saber cómo vamos a votar, por quién o quiénes, pues de este ejercicio tan elemental y democrático depende lo que sigue para la historia de Colombia y para la de cada uno de nosotros.

Por lo explicado, corresponde a cada colombiano defender lo mucho o poco que ha logrado hasta ahora, así su mayor éxito haya sido haber terminado la escuela primaria o quiera proteger los ahorros hechos en el fondo de pensiones o quiera seguir defendiendo por los siguientes años el trabajo decente que todavía tiene, o la casita que está pagando, o todo lo que a usted, amable lector, se le esté ocurriendo ahora.

Lo cierto es que por primera vez en la historia de la Republica, estamos enfrentados al futuro y, sin duda, seremos nosotros, contando uno por uno los votos emitidos, los únicos capaces de determinar qué clase de futuro queremos: uno que se parezca a la triste historia de Cuba, de Venezuela o de muchos países africanos, o si, por el contrario, queremos uno que se parezca a los años de lucha que hemos librado por alcanzar un futuro mejor, frente a un presente imperfecto. De eso se trata y es mejor que lo entendamos bien de una vez y antes que aparezcan los pregoneros de las campañas políticas cambiando vo- tos por sancochos, por montada en bus para toda la familia o por miserables 50 mil devaluados pesos, los mismos que nos echamos al estómago, pero que se quedarán protestando por siempre en nuestras conciencias.


OTROS ARTICULOS:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *